FASES CERRAR

Cómo superar el rechazo

Autumn inside by Alexandra Bochkareva on 500px.com

El rechazo nace del deseo de gustar, de ser aceptados, de ser queridos por los demás. No importa si se trata de un rechazo de carácter romántico, amistoso o incluso laboral, todos nos provocan sentimientos negativos hacia nosotros mismos, sentimientos de no ser lo bastante buenos de una u otra forma. Cuando somos rechazados por otras personas nuestra autoestima se puede quedar bastante tocada y esto es algo que debemos recuperar.

 

Hay varios motivos por los que nuestro sistema emocional reacciona de esta forma ante un rechazo. Lo primero que hay que mirar es la función evolutiva de ese sentimiento. El ser humano es un ser social porque tenemos más probabilidad de sobrevivir en grupo que individualmente. Hace miles de años el formar parte de una tribu podía marcar la diferencia entre vivir o morir. No es extraño entonces que muchas de nuestras emociones y deseos están dirigidos a perpetuar ese vínculo social, uno de ellos es el ser aceptado por los demás. Cuando somos aceptamos formamos parte de algo más grande y eso nos debería aportar varios beneficios, como sentirnos más protegidos y tener más comida, evolutivamente hablando. Por suerte, somos algo más que nuestro pasado evolutivo, por lo que es necesario tener en cuenta otras variables.


PERO ¿QUÉ ES LO QUE OCURRE DE VERDAD CUANDO UNA PERSONA RECHAZA A OTRA? SIMPLEMENTE NO HAY CONEXIÓN.


No hay sintonía, porque si las dos personas estuviesen en la misma página habría aceptación en lugar de rechazo. Cuando dos personas, o una persona y un grupo, no están en la misma onda lo natural es la separación. Esto no quiere decir que una persona sea mejor o peor que la otra, aunque lo pueda parecer cuando una persona es la que rechaza y la otra es la rechazada. El problema es que el que rechaza se encuentra en una situación de poder, porque tiene la capacidad de decir no quiero esto y sí aquello. Mientras que el rechazado siente que no tiene capacidad de elección, lo cual le resta poder, o al menos así lo puede sentir. Una de las claves para superar un rechazo es devolverle el sentimiento de poder a la persona rechazada.

Primero, tienes que darte cuenta de que, aunque deseas ser aceptado, en realidad no deseas tener ningún tipo de conexión con alguien que no sea afín a ti. Si tú, por ejemplo, eres defensor de los derechos de los animales no quieres relacionarte con un aficionado al mundo taurino. Es evidente que no hay conexión entre vosotros. Cuando alguien te rechaza es porque tampoco hay conexión en algún nivel que es importante para esa persona. Tal vez esa desconexión no sea evidente para ti pero sí para la otra persona, pero eso no importa.


CON QUE UNA DE LAS PARTES TENGA CLARA LA FALTA DE AFINIDAD ES MÁS QUE SUFICIENTE PARA QUE TÚ TAMPOCO DESEES ENTABLAR RELACIÓN CON ESA PERSONA, AUNQUE DESCONOZCAS LA CAUSA.


Ahora que ya sabemos lo que no queremos ya podemos recuperar nuestro poder personal. Nuestro valor personal se pone en juego ante un rechazo. En un mundo ideal, nuestro valor, o autoestima, debería permanecer inalterable independientemente de las circunstancias.


CUANDO NOS MANTENEMOS IMPERTURBABLES, A PESAR DE LAS INFLUENCIAS EXTERNAS, POSEEMOS LO QUE SE LLAMA TEMPLANZA.


La templanza es un músculo que se ejercita como cualquier otro, y un rechazo es una oportunidad ideal para ponerlo a prueba. Para fortalecer nuestra templanza hay que tener visión de conjunto e ir más allá de nuestro sentimientos.

Para empezar, deberíamos tener por norma nunca permitir que las opiniones de otras personas quebranten nuestro valor, o dicho de otra forma, nuestro amor por nosotros mismos. Porque ya bastante difícil resulta el querernos y aceptarnos a nosotros mismos como para que encima pongamos en duda nuestra valía según las opiniones de los demás.


MIENTRAS DEJEMOS QUE NUESTRA AUTOESTIMA DEPENDA DE LAS OPINIONES DE LOS DEMÁS JAMÁS TENDREMOS UNA VISIÓN REAL DE NOSOTROS MISMOS, Y ESA VISIÓN VARIARÁ IGUAL QUE CAMBIA EL TIEMPO.


¿Por qué las personas tienen las opiniones que tienen? ¿Por qué una persona se levanta un día y le apetece vestir de negro y luego al día siguiente viste de blanco? ¿Por qué un día una persona nos saluda con una sonrisa y al día siguiente nos aparta la cara? ¿Por qué tú, sin ir más lejos, un día te sientes bien y otro día te sientes mal? Tal vez un día has recibido una buena noticia y estás contento, al minuto se te pincha una rueda y de pronto te da el bajón. La vida del resto de las personas es exactamente igual. Todos los días nos suceden cosas que hacen que nuestro humor fluctúe. Y a esto hay que sumarle que todos tenemos un pasado que nos hace reaccionar de forma distinta.

Cuando alguien da su opinión sobre otra persona no está hablando sobre esa persona en concreto, sino sobre sí mismo.


NUESTROS JUICIOS Y VALORES DE LAS COSAS, SITUACIONES O PERSONAS SON REFLEJO DE CÓMO NOS SENTIMOS, DE LO QUE HEMOS VIVIDO EN EL PASADO O DE NUESTROS CONFLICTOS INTERNOS.


Las opiniones son juicios totalmente subjetivos. Las opiniones de las personas no nos indican que algo esté bien o mal, sólo reflejan el sistema de valores de la persona que está opinando. Cuando una persona te da una mala contestación en lugar de una sonrisa, por ejemplo, es casi imposible saber por qué lo hace. Tal vez haya tenido una discusión antes de salir de casa, o se le haya muerto su perro, o le acaben de despedir, o le falten horas de sueño, o un millón de cosas más que desconocemos sobre la vida de los demás. Cuando alguien te menosprecia de cualquier forma lo más seguro es que no tenga nada que ver contigo en absoluto.


LAS OPINIONES DE LOS DEMÁS SOBRE TI NO TIENEN NADA QUE VER CONTIGO SINO CON ELLOS MISMOS.


Por este motivo no tiene ningún sentido dejar que nos afecten las opiniones de los demás porque pueden ser algo totalmente subjetivo y aleatorio. No quieres que tu autoestima dependa de que hoy llueva ni de que mañana haga sol. La autoestima tiene que salir de tu interior y procurar que sea algo constante, independientemente de lo que hagan o digan los demás.

Para superar un rechazo tienes que recuperar ese valor personal. Debes hacer memoria de todos tus logros, que seguramente hayan sido muchos. Puedes empezar recordando todas las veces que alguien te ha hecho un cumplido por un trabajo bien hecho, o alguien te haya echado un piropo por lo guapa/o que estabas ese día. Haz una lista por escrito de todas las veces que una persona haya alabado cualquiera de tus cualidades. Harás un lista muy larga y aún así será imposible recordar todas las ocasiones en que alguien te ha valorado. Sí, los piropos de tu madre también cuentan. Ponlos todos. Las opiniones de todas esas personas valen tanto o más que las de las personas que no te han sabido valorar.


NO LE DEMOS MÁS IMPORTANCIA A LAS OPINIONES DE LAS PERSONAS QUE NOS DESPRECIAN PORQUE ESAS PERSONAS NO NOS APORTAN NADA CONSTRUCTIVO.


Sin embargo, de las conexiones con las personas que sí nos valoran sí puede surgir algo útil. Con esas personas puedes conectar y crear algo bonito. Con esas y con todas las personas que aún están por conocer.

En muchas ocasiones, por no decir siempre, el no encajar con nuestro entorno es parte de nuestro proceso de evolución interior. Todas las personas cambiamos, o deberíamos hacerlo si queremos crecer y evolucionar. El problema es que todos lo hacemos a distintos ritmos, a veces incluso en distintas direcciones.


CUANDO DOS PERSONAS CRECEN HACIA LUGARES DISTINTOS LA SEPARACIÓN DE ESAS DOS PERSONAS ES INEVITABLE.


Cuando una persona cambia por dentro y la otra no también es muy probable que suceda una separación. Muchas veces el principio de una separación se manifiesta en forma de rechazo. Una de las personas siente que ya no está en sintonía y el rechazo pone una distancia y espacio necesarios entre las dos personas. La separación, el rechazo, la distancia…, todo esto nos puede generar al principio pesadumbre y tristeza. Pero, como tantas cosas en la vida, lo que en su momento pueda parecer algo triste en un futuro puede ser una bendición.


QUE TE RECHACEN PUEDE SER LO MEJOR QUE TE PUEDE HABER PASADO, PORQUE ES SINÓNIMO DE QUE ESA CONEXIÓN ENTRE TÚ Y ESA OTRA PERSONA NO ERA LO BASTANTE FUERTE Y ERA NECESARIO DESHACERLA PARA EVITAR ACABAR EN UNA SITUACIÓN TÓXICA.


El desapego de los demás es algo a lo que debemos enfrentarnos en nuestra vida de forma repetida, desde el momento en el que nacemos y nos cortan el cordón umbilical. La vida es una serie constante de apegos y desapegos. Hacemos amistades en el colegio pero luego debemos dejarlas atrás para hacer otras nuevas en el instituto, y así sucesivamente.

Crecer a nivel personal siempre involucra dejar algo atrás para poder conocer algo nuevo, de la misma forma que debes vaciar un vaso de agua si es que lo quieres llenar de leche. Cada cierto tiempo es necesario hacer espacio para las cosas nuevas que están por llegar. Unas veces nos desprendemos de las cosas que ya no necesitamos de forma consciente, pero otras veces la vida decide por nosotros y es ella la que nos separa de las cosas, situaciones o personas que ya no nos son de utilidad en nuestra vida.


CUANDO NOS AFERRAMOS A PERSONAS QUE YA NO NOS SON DE UTILIDAD ESTAMOS IMPIDIENDO NUESTRO CRECIMIENTO Y BLOQUEAMOS PERSONAS NUEVAS QUE ESTÁN POR VENIR.


Es necesario no intentar resistirse a lo inevitable y dejarlo ir. Si alguien te rechaza, por los motivos que sean, es importante respetar el deseo de espacio de la otra persona. En lugar de verlo como una desgracia es mejor enfocarlo como una oportunidad nueva de descubrir otros horizontes.

También hay que estar agradecido de haber evitado una conexión poco saludable en potencia. Porque es lo que hubiese sucedido si esa persona no hubiese puesto la distancia necesaria. Cuando dos personas nos se encuentran en la misma página y una tiene más poder que otra se crea una relación de dependencia, y estoy totalmente convencida de que no quieres sentir que tu felicidad dependa de otras personas sino de ti mismo. Las relaciones de dependencia, o que no estén equilibradas, hacen mucho más daño a largo plazo que una separación a tiempo.


EL RECHAZO PUEDE SER UNA BENDICIÓN OCULTA DE MUCHAS MANERAS DISTINTAS.


No sientas odio ni rabia hacia la persona que te ha dejado a un lado, dale las gracias en su lugar. Esa persona ha hecho lo que era necesario hacer. Es posible que la forma de hacerlo haya sido más o menos elegante, pero no te quedes con los detalles amargos, porque eso al final no va a ninguna parte. Lo importante es que esa persona ha puesto fin a algo que debía acabar de todas formas, y este es un motivo más que suficiente para estarle agradecido.


LA PERSONA QUE TE HA RECHAZADO TE HA LIBERADO, AHORA ES EL MOMENTO DE DISFRUTAR DE TU NUEVA LIBERTAD.


Tras una fase de estancamiento no hay nada más delicioso que la sensación de libertad y todas las posibilidades infinitas que trae consigo este aire fresco.

Abre los brazos a una nueva etapa con personas nuevas con las que sí vas a poder conectar de verdad, personas con las que estás en la misma página, personas que te ven, aceptan y valoran tal cual eres, personas que ven virtudes donde otros veían defectos, personas que pueden llegar a formar la tribu a la que perteneces de verdad.

Entradas relacionadas

¿Y tú cómo lo ves? Las experiencias compartidas valen por dos